El CDTI constituye dos firmas de capital riesgo con 150 millones.

El objetivo es invertir en pymes tecnológicas y contar con colaboración privada para movilizar hasta 400 millones en 6 años.

El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), dependiente de la Secretaría General de Innovación y Competitividad, ha constituido dos sociedades de capital riesgo para invertir en pymes tecnológicas e innovadoras españolas. Estas dos firmas nacen con un capital suscrito total de 150 millones de euros. El capital actual desembolsado alcanza los 75 millones entre las dos.

La sociedad con más capital suscrito es Innvierte Economía Sostenible Conversión, dotada de 80 millones, de los que ya se han desembolsado 40 millones. La otra firma es Innvierte Economía Sostenible, con un capital suscrito de 70 millones y 35 millones desembolsado.

Según la información registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), las dos sociedades tienen por objeto la toma de participaciones temporales en el capital de empresas no financieras y de naturaleza no inmobiliaria que, en el momento de la toma de participación, no coticen en Bolsa.

Esta iniciativa empresarial del CDTI se enmarca en el programa Innvierte Economía Sostenible, cuya pretensión es fomentar, mediante capital riesgo público-privado, el desarrollo y la consolidación de empresas innovadoras y de base tecnológica, con alto potencial de crecimiento económico.

En el caso de estas dos nuevas firmas de capital riesgo se pretende dar entrada al capital privado, a través de dicha estrategia de colaboración público-privada, con la intención de financiar las actividades de las empresas participadas y de aportar capacidad de gestión, internacionalización y conocimiento del mercado.

El CDTI espera movilizar, con esta colaboración, entre 350 millones y 450 millones en los próximos seis años. En concreto, este plan tiene una duración de cinco años (2012-2016), prorrogable un año más, hasta 2017. En cuanto a los criterios de inversión, la participación pública en la empresa participada no superará, tras hacer efectiva su entrada, el 30% del accionariado con carácter general, señalan desde el CDTI.

De esta forma, el inversor privado será mayoritario en el capital y liderará la inversión. La intención es que "los inversores privados especializados aporten a las participadas no solo fondos, sino valor añadido que les ayude a crecer e internacionalizarse", aclaran en el organismo.

Cuantía de inversión

En un principio, no hay prevista una horquilla de inversión por parte de las firmas a la hora de invertir en las empresas. "No existe un criterio homogéneo, sino que según los casos se invertirá una cantidad de dinero u otra", señalan fuentes del centro tecnológico.

Una de las firmas tiene previsto actuar como un fondo de fondos y la otra en coinversión. Está previsto que el propio equipo del CDTI asuma buena parte de las tareas de administración y gestión de estas sociedades. El organismo remarca que estas dos firmas no dispondrán de personal propio.

Fuente: Cinco Días.