Sólo un 20% de las empresas españolas gestiona eficientemente la financiación de la I+D+i.

Casi la mitad de las empresas españolas innovadoras podrían mejorar significativamente la financiación de su I+D+i según un estudio elaborado por la consultora especializada Lowendalmasaï. Esta es una de las principales conclusiones que se extrae de la encuesta realizada por la consultora a 120 grandes empresas innovadoras españolas, (un 75% con facturación superior a 100 M€) sobre su utilización de las principales fuentes de financiación pública para proyectos de I+D+i y, en su caso, sobre los principales motivos de su no utilización. El estudio tiene en cuenta los 6 dispositivos de financiación pública de la I+D+i más importantes: deducciones fiscales, Patent Box, ayudas regionales, nacionales, e internacionales y bonificaciones a la Seguridad Social.
 
En función del número de dispositivos utilizados Lowendalmasaï establece el potencial de mejora de la financiación de las empresas con hasta 5 categorías.

Lowendalmasaï realiza además un análisis detallado del porcentaje de empresas que utiliza cada uno de los seis incentivos, haciendo diferentes agrupaciones según facturación, sector de actividad, y según se trate de empresas matrices o filiales. Las conclusiones más importantes del estudio son las siguientes:

Índice LIFAX: 4 puntos la nota media
Lowendalmasaï ha elaborado un indicador que otorga una puntuación de 0 a 10 puntos a cada empresa participante, acumulando más puntos aquellas que muestran una mayor utilización de los dispositivos de financiación disponibles. Según este índice la nota media obtenida por las empresas encuestadas es de 3,95 puntos. Un 46% de las empresas encuestadas ha obtenido una puntuación por debajo de cinco puntos, y más del 30 % se queda incluso por debajo de los dos puntos. Entre el 54% de las que sí aprueban son mayoría las que pasan el examen con 5 puntos justos, un 25%. Por encima de 8 puntos solo hay un 4%.

Más del 80% se desgrava impuestos por I+D+i
Las deducciones fiscales son el dispositivo más utilizado. Más del 80% de las empresas innovadoras españolas se beneficia de algún tipo de deducción fiscal por dedicar recursos a la innovación.

En opinión de Laura Delgado, Manager de Financiación de la Innovación en Lowendalmasaï, esto se debe a que “se trata de uno de los incentivos con más años de existencia (se consolida en 1995), no representa ninguna concurrencia competitiva, es compatible con otros incentivos, no es tan específico y restrictivo como las ayudas directas y proporciona una alta rentabilidad. Adicionalmente, el hecho de que la justificación se presente a posteriori facilita el procedimiento a la hora de publicar los resultados confidenciales”.

El 60% tiene ayudas directas nacionales, internacionales sólo un 18%
Laura Delgado: “La menor utilización de programas internacionales se debe entre otras causas a la dificultad de los procedimientos de presentación y tramitación, y en ocasiones a la necesidad de crear consorcios de investigación con transferencia de conocimiento entre empresas que en muchas ocasiones compiten entre ellas”.

Sólo un 7% tiene bonificaciones en las cuotas de la S.S. por personal investigador
Laura Delgado de Lowendalmasaï: “aunque se trata de un incentivo poco utilizado, existe una clara expectativa de crecimiento ya que, debido a la crisis, la falta de cuota sobre la que aplicar las deducciones por actividad de I+D+i generada hace que estas bonificaciones sean más atractivas. Además una mala interpretación de la legislación ha llevado a la falsa creencia de que existía incompatibilidad entre las bonificaciones y las deducciones. Sin embargo ya hay matizaciones que clarifican la compatibilidad de los dos incentivos, lo que permitirá un incremento en el uso de este tipo de bonificaciones.

La Patent BOX un incentivo muy rentable pero todavía bastante desconocido
Delgado: “se trata de un incentivo muy reciente, aún bastante desconocido y con unas condiciones de aplicación muy complejas, su utilización con seguridad requiere conocimientos tanto en temas de fiscalidad y precios de transferencia, como en análisis e identificación de intangibles. La Patent Box consiste en la reducción de la base imponible en el Impuesto de Sociedades, y es aplicable a más empresas de las que parece en un principio, ya que está relacionada con transferencia de conocimiento y no sólo con I+D. Además aunque en España no existe una “cultura” de proteger de resultados ni de transferir tecnología, sí se prevé un crecimiento en la utilización de la Patent Box en los próximos años, ya que muchas empresas se están mostrando interesadas en empezar a aplicarlo”.

Los sectores con mayor tradición investigadora no siempre realizan una mejor gestión
Las 120 empresas encuestadas pertenecen a diversos sectores de actividad clasificados en los siguientes: alimentación y bebidas, energía, farmacia y healthcare, finanzas y seguros, ingeniería, tecnologías de la Información y la comunicación, transporte y otros sectores. Los resultados demuestran que los sectores de transporte, ingeniería y energía están ejecutando una más completa gestión de la financiación de su innovación, superando a otros sectores como el farmacéutico o el de las telecomunicaciones que “a priori” podrían tener una mayor experiencia e interés en conseguir una adecuada financiación para sus actividades de innovación. (Ver resultados por sectores en informe).

Los recortes harán fracasar muchos proyectos si no se consigue financiación
Los expertos de Lowendalmasaï explican que en España la financiación pública es el sustento fundamental de la actividad innovadora de las empresas, por lo que la reducción de los recursos públicos destinados a la investigación empresarial tiene una incidencia directa sobre las mismas. Según Laura Delgado, “la innovación es la única vía para ganar competitividad en un mercado global cada día más competitivo y precisamente en los momentos de crisis es cuando más debe apostarse por este sector. La reducción de recursos públicos que se produjo en 2011 junto a los recortes anunciados por el gobierno para el presente ejercicio, hacen que las empresas se vean en la necesidad de diversificar sus fuentes de financiación para no estrangular los proyectos ya iniciados o incluso para comenzar nuevos proyectos, por eso ahora más que nunca es clave un conocimiento profundo de todas las vías de financiación existentes y una gestión adecuada de los proyectos”.

“El gobierno debería seguir fomentando y mejorando el esquema de deducciones fiscales”
Delgado: “Las deducciones fiscales son una forma de financiación muy asentada en nuestro tejido empresarial y creo que el gobierno debería seguir apostando por ellas e incluso aumentar sus posibilidades de ahorro para las empresas. Son una herramienta objetiva, ya que las empresas tienen la constancia a priori de que, cumpliendo los requisitos, podrán beneficiarse de ellas y no han de esperar al reembolso por parte de las administraciones. Además, son uno de los dispositivos más rentables, permitiendo importantísimos ahorros a las empresas que pueden utilizarse para seguir innovando”.

Normativa confusa y falta de recursos entre las principales causas de la gestión insuficiente
Laura Delgado: “En la mayor parte de los casos la no utilización de todos los incentivos existentes se debe a que las empresas no se sienten seguras en su aplicación debido, entre otras causas, a que la normativa es confusa, con continuas modificaciones e interpretaciones. También se debe al miedo a afrontar posibles inspecciones, y a la carga de trabajo extra que su gestión genera. En Lowendalmasaï colaboramos con las empresas para sacar todo el partido a las oportunidades de financiación pública existentes para sus proyectos de I+D+i, definiendo la estrategia óptima adecuada en cada caso”.

Fuente: Lowendalmasaï